Promociones en Surya, yoga en villalba y la sierra de madrid  Blog
Febrero de 2016

Blog José de las Heras, enero 2014  

José de las Heras

Instructor de Chikung, terapeuta Floral de Flores de Bach y Esencias Áureas 
1-2-2016



¿Funciona el chikung?

Durante miles de años el Qi Gong se ha utilizado en China como medio para sanar, fortalecer el cuerpo y evolucionar espiritualmente. Pero, ¿funciona realmente?, ¿nuestra mente está preparada para aceptar algo tan simple y con tanto poder de transformación?, en una sociedad occidental con un pensamiento educado en la creencia de que todo lo que consigamos viene de fuera es difícil. Buscamos fuera la solución a todo, e imitamos a otras personas para ser como ellos, y hacemos lo que se espera de nosotros, o lo contrario como respuesta de rebeldía, pero siempre condicionados por el exterior.

Esta forma de vivir nos hace totalmente dependientes y nos idiotiza, nos creemos felices porque todos los días hacemos lo que se espera que hay que hacer, pero nos mantenemos así por miedo a salir del sistema, por miedo a mirar hacia adentro y ver lo que realmente somos. De repente nos dicen que existen métodos con los que podemos trabajar sobre nosotros mismos, bajo nuestra propia dirección, para ser nosotros mismos, para saber lo que queremos y atrevernos a serlo. Nos dicen que podemos sanarnos solos, que podemos tener percepciones extrasensoriales, y vislumbrar la felicidad verdadera. Directamente nos reímos y pensamos, este está flipando, como mucho sirve para relajarse y sentirse bien un rato, y quizás me bajará la tensión.

Nos han educado en la idea de que sólo es verdad lo que se puede demostrar mediante una fórmula o ver directamente, por eso hay recientes descubrimientos científicos de los que ya se hablaba hace tres mil años en China.

Trabajando sobre la mente y la respiración el cuerpo se transforma, se producen cambios a todos los niveles, que cada persona experimenta de una manera porque es un trabajo personal y la evolución es distinta. Para demostrar sus beneficios a la manera occidental he recurrido a unos trabajos muy interesantes que a continuación expongo:

En la universidad de Extremadura D. Abel Mejías Gil elaboró una tesis doctoral del departamento Terapeutica médico-quirúrgica, donde se trata a pacientes con fibromialgia con Chikung. La fibromialgia es una enfermedad para la que no se ha encontrado un remedio curativo, los síntomas son una gran fatiga, dolor constante, y un amplio rango de síntomas psicológicos como el estrés y la depresión. Repercute en la vida diaria originando ansiedad, alteración de la memoria y concentración.

El ensayo clínico consistió en tratar a 141 mujeres diagnosticadas de fibromialgia con fisioterapia y Qi Gong durante cuatro semanas.

Se establecieron tres grupos: un grupo de control, al que no se le practicó ningún tratamiento experimental, y dos grupos de intervención, de los cuales uno era de fisioterapia y otro de Qi Gong. Los resultados fueron favorables para estos dos grupos en la mejora del equilibrio, balance muscular y calidad de vida en general.

Antes de seguir destacar que en este mismo estudio se mencionan los beneficios del Chikung como que producen los siguientes efectos fisiológicos: disminución de la actividad delta en el lóbulo frontal, tendencia al sincronismo en todas las regiones del córtex o incrementos en los potenciales evocados tras la estimulación auditiva; en el sistema cardiovascular produce la disminución de consumo de oxígeno y eliminación de dióxido de carbono, disminución en el consumo de energía metabólico o aparición de respiración profunda, con disminución del número de respiraciones por minuto mejorando el diafragma. Incremento de la secreción salivar con un aumento de enzimas y producción de bilis y jugos gástricos, cambios en la composición de la sangre con aumento de los glóbulos rojos, blancos y plaquetas, aumento de la hemoglobina y de la actividad de fagocitos. A nivel psicológico previene trastornos psicológicos y aparición de factores de este tipo en enfermedades en general, es muy efectivo en el tratamiento de desórdenes psicosomáticos y proporciona equilibrio y tranquilidad.

La fibromialgia se ha convertido en un problema de salud pública por la alta prevalencia, desconocimiento de las causas y falta de tratamiento curativo. Se ha podido demostrar que técnicas como la fisioterapia u otras como el Chikung están teniendo éxito en el tratamiento del dolor, mejora la circulación sanguínea y la relajación del paciente produciéndole bienestar y calidad de vida.

El estudio fue hecho con mujeres de entre 30 y 65 años, diagnosticadas de fibromialgia desde al menos un año antes del inicio del estudio, ninguna practicaba ejercicio físico habitualmente, ni conocían el Qigong. Los resultados demuestran que no hubo un aumento de la flexibilidad, si mejoraron de forma significativa en el equilibrio, en la rotación de articulaciones y en los trabajos musculares como abducción de hombro y extensión de cadera. La puntuación en las pruebas espirométricas aumento, por lo que mejoró la eficiencia de los pulmones para tomar y liberar aire. El dolor no disminuyó demasiado, pero se nota una clara mejoría en la movilidad y calidad de vida.

El estudio duró sólo cuatro semanas, creo por mi experiencia que es un tiempo insuficiente, pero hay que celebrar que la ciencia se empiece a interesar por este tipo de terapias.

Nunzia Gallo de Pincede, acupuntora e instructora de Taichi y Chikung realizó un estudio sobre la práctica del Chikung como armonizador de los canales de energía a través de los Cinco elementos. Los participantes mejoraron física y mentalmente. Se utilizó el Chikung de los Cinco elementos aplicado a personas con patologías específicas a cada uno de los elementos, y se analizaron los resultados después de una práctica específica en cinco participantes durante un tiempo determinado.

Resumiendo, este Qi Gong asocia cada órgano con uno de los diferentes elementos para regular los órganos. Los cinco elementos son Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua, y se relacionan respectivamente con el Hígado y Vesícula biliar, Corazón e Intestino delgado, Bazo con Estómago, Pulmón con Intestino grueso y Riñón con Vejiga.

Indica en su estudio los beneficios del Chikung, siendo los efectos más importantes en el organismo los siguientes: la respuesta de relajación que libera a la mente de distracciones, acelera la función de sanación interior, mejora la eficiencia del sistema inmune, el metabolismo celular y la regeneración de los tejidos, aumenta la resistencia a la enfermedad y a la infección, coordina los hemisferios del cerebro evitando el insomnio y la ansiedad e induce las ondas alfas.

A continuación expongo una recopilación de estudios científicos sobre los beneficios del Chikung y el Taichi:

Un estudio elaborado por el Centro Médico Turst de New England en Estados Unidos ha demostrado los beneficios del Chikung y el Taichi frente a los efectos de algunas patologías crónicas como la artritis reumatoide, mejora la estimulación ósea y fortaleza el tejido conectivo, y en la esclerosis múltiple, aporta una mayor velocidad cuando se camina, una mayor flexibilidad en la musculatura y un mayor bienestar psicológico.

En otros estudios se ha reflejado que, además de los beneficios que aporta a la salud practicar algún deporte, cualquiera que sea, el Chikung y el Taichi nos permite: reducir el estrés, mejorar la presión arterial y aumentar el movimiento de nuestras articulaciones.

A su vez, a través de esta práctica se ejercita la memoria, a través de aprender los pasos y la secuencia de los movimientos, mejora la concentración y el desarrollo del sentido del equilibrio. De esta forma, aumentamos nuestra flexibilidad mental, aumenta nuestra creatividad y aprendemos cosas nuevas.

En The Journal of Alternative and Complementary Medicine aparece una investigación que determinó que seis meses de práctica de Chikung y el Taichi son suficientes para mejorar la salud general de personas que padecen diabetes de tipo 2. Buenos niveles de glucosa en la sangre, mejoras en el auto-cuidado, en la salud mental y en la vitalidad de los pacientes fueron algunos resultados.

En la revista Diabetes Technology and Therapeutics reveló que el Chikung y el Taichi ayudó a personas mayores con diabetes de tipo 2 a evitar las caídas al mejorar la sensación de equilibrio.

Recientemente un grupo de científicos de la unidad de investigación de la Universidad de Illinois en Estados Unidos dio a conocer el resultado de unos estudios realizados en personas que practican el Chikung y el Taichi.

En los últimos años hubo un incremento en la población que sufría de derrame cerebral. Es por ese motivo que Christina Hui-Chan, profesora y jefa del pabellón de fisioterapia de la Universidad deIllinois estudió el Chikung y el Taichi como unas posibles terapias alternativas para mejorar el equilibrio y así evitar los estragos del paso de los años en el cuerpo de las personas mayores.

Dicha investigación se llevó a cabo en Hong Kong con un total de 136 personas voluntarias quienes había padecido de algún tipo de derrame cerebral en los últimos seis meses, las personas fueron separadas en grupos uno de ellos practicaría el Chikung y el Taichi, otro grupo aprendía a controlar su respiración mediante técnicas respiratorias y otro grupo realizaba ejercicios de estiramiento.

Todos estaban siendo controlados por especialistas en terapia física. Posteriormente a todas las personas se les realizaba pruebas de resistencia y capacidad para mantener el equilibrio, las pruebas arrojaron como resultado que el Chikung- Taichi es la más efectiva de todas ya que las personas que fueron asignadas al grupo de este arte marcial mostraron notables mejorías con respecto a las demás además otro grupo reducido practicó una versión pequeña de Taichi para ver los efectos que producía contra la artritis.

Los especialistas admitieron que el aprendizaje del Taichi no es tan sencillo para personas mayores, sin embargo esto no supone un problema ya que con la ayuda de instructores especializados todos sin excepción pueden aprender a practicarlo.

La profesora Hui-Chan señaló que “los beneficios del Chikung y el Taichi para el equilibrio y la salud son innegables ya que ayudan a fortalecer las funciones cardiacas” y otro beneficio adicional es que la práctica de este arte milenario ayuda a que las personas salgan de la rutina y puedan mantenerse en actividad al aire libre junto a otras personas lo cual también beneficia el equilibrio emocional.

La Universidad de Harvard en su campus están las “personas de punta”, de alto rendimiento escolar y la rivalidad es fuerte, sus estudiantes “omnitalentosos” suelen sentirse muy fatigados.

Además del cansancio físico, la presión psicológica también es grande.

La Universidad maneja diversas clases de reducción de la presión, animando a los estudiantes a practicar Chikung, Taichi y Yoga. En la gaceta de la universidad se insertan muchas noticias de tales clases. El Chikung y el Taichi son los más aplaudidos. El reportero que escribe en la gaceta tiene en la oficina precisamente a un muchacho israelí fanático del Chikung, quien era apático cuando no encontraba empleo en un comienzo.

Más tarde se unió a una clase de este deporte chino para los estudiantes de Harvard y tras unas sesiones volvió a sentirse lleno de espíritu.

Según comenta un profesor del Instituto de Medicina de la Universidad de Harvard, si uno sufre estrés por largo tiempo, le aparecerán la neurosis de ansiedad, la cardiopatía y la hipertensión y, en consecuencia, a medida que se acelera el ritmo de vida, los estudiantes de Harvard encaran una presión cada vez mayor. Por lo tanto, las actividades desarrolladas para bajar la presión son muy convenientes y les ayudan a relajarse en medio de las intensas tareas de aprender.

Un trabajo conjunto de científicos de la Universidad de Queensland, en Australia, y de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, ha comprobado que las técnicas de meditación y entrenamiento para el cerebro consiguen que las respuestas reflejas del cerebro sean anuladas. Los expertos pudieron constatar que gracias a la meditación se puede superar la denominada rivalidad perceptual, uno de los problemas que impide que una persona se concentre en un pensamiento.

El American Journal of Physical Medicine & Rehabilitation publico que en el Hospital Spaulding-Wellesley de Rehabilitación en Massachussets, Estados Unidos, como parte de un programa multidisciplinario de rehabilitación para pacientes con fibromialgia, se incluyó la práctica regular de del Chikung y el Taichi.

El estudio duró 8 semanas y lo que se observó luego de concluido, fue que había mejorado la función global mediante la utilización de ejercicios de bajo impacto como el Chikung y el Taichi; los pacientes mejoraron el rango de movimientos libre de dolor a nivel de la columna cervical y lumbar, tanto en la rotación, como en los movimientos de lado, y recuperaron flexibilidad en toda la columna.

Una de las conclusiones a las que se llegó, es que los pacientes con fibromialgia responden favorablemente a ejercicios de bajo impacto o suaves como el Chikung y el Taichi, el Yoga, la relajación y los estiramientos.

Al mismo tiempo, el jefe del Servicio de Reumatología del Instituto Cardiológico de México, Manuel Martínez Lavín, una de las mayores autoridades mundiales en esta enfermedad, durante el XXXI Congreso de la Sociedad Española de Reumatología (SER) que se celebró en Las Palmas de Gran Canarias, aseguró que dada la relación entre esta enfermedad y el estrés, los esfuerzos deben estar orientados a disminuir el tono simpático, para lo que recomendó técnicas orientales de Chikung, Taichi y similares, disciplinas psicológicas de relajación y dieta libre de sustancias parecidas a la adrenalina.

Siendo la adrenalina la principal sustancia relacionada con el estrés, todas estas técnicas actúan inhibiendo directamente la producción de esta sustancia, lo que coincide con la sensación de paz y armonía que experimentan los practicantes de Taichi y Chikung después de cada sesión.

Una investigación llevada a cabo cuidadosamente está construyendo un argumento convincente para el Chikung y el Taichi como un complemento al tratamiento médico estándar para la prevención y la rehabilitación de muchas enfermedades comúnmente asociadas con la edad, dijo Peter M. Wayne, profesor asistente de medicina de la Harvard Medical School y director del Programa de Investigación Mente-Cuerpo del Centro Osher en la Escuela de Medicina de Harvard.

Una terapia adyuvante es una que se utiliza junto con los tratamientos médicos primarios, ya sea para tratar una enfermedad en sí o sus síntomas primarios, o, más en general, mejorar el funcionamiento del paciente y su calidad de vida.

En el Chicago Tribune se publico que el Chikung y el Taichi se diferencian de otros tipos de ejercicios en varios aspectos. Los movimientos suelen ser circulares y nunca forzados, los músculos están relajados y no se pone tensión, las articulaciones no están totalmente extendidas o dobladas, y los tejidos conectivos no se estiran. El Chikung se puede adaptar fácilmente para cualquier persona, desde los más aptos hasta personas confinadas a sillas de ruedas en recuperación de alguna cirugía.

Un estudio en el 2006 publicado en Alternative Therapies in Health and Medicine de la Universidad de Stanford, reportó beneficios del Chikung y el Taichi en 39 hombres y mujeres, edad media de 66 años, con la aptitud por debajo del promedio y por lo menos un factor de riesgo cardiovascular. Después de tomar 36 clases de Chikung y Taichi de 12 semanas, que mostraron una mejoría en la fuerza muscular del cuerpo.

En un estudio a 40 personas en la Universidad Tufts, presentado en octubre de 2008 en una reunión del Colegio Americano de Reumatología, una hora de Chikung y Taichi dos veces por semana durante 12 semanas redujo el dolor y mejoro el estado de ánimo y el funcionamiento físico por arribe del estándar con ejercicios de estiramiento en personas con osteoartritis de rodilla severa.

Una revisión de seis estudios controlados por el Dr. Wayne y otros investigadores de Harvard indica que el Chikung y el Taichi puede ser una manera segura y efectiva para mantener la densidad ósea en mujeres posmenopáusicas.

En una revisión de 26 estudios publicados en Preventive Cardiology (Spring 2008), el Dr. Yeh informó que en el 85% de los ensayos, el Chikung y el Taichi regula la presión sanguínea.

Un estudio piloto a 33 personas en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, encontró que las personas con enfermedad de leve a moderadamente grave de Parkinson muestran una mejora en el equilibrio, la capacidad para caminar y el bienestar general después de 20 sesiones de Chikung- Taichi.

En un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles, de 112 adultos sanos de edad avanzada con problemas de sueño moderado, con 16 semanas de Chikung y Taichi mejora la calidad y la duración del sueño significativamente. El estudio fue publicado en julio de 2008 de la revista Sleep.

En 136 pacientes que habían tenido un accidente cerebro vascular al menos seis meses antes, con 12 semanas de Chikung y Taichi mejora su equilibrio más que un programa de ejercicios generales que solo implica respiración, estiramiento y movilización de los músculos y las articulaciones. Los resultados fueron publicados en enero de 2009 en Neurorehabilitation and Neural Repair.

Un estudio a 53 personas en la Universidad Nacional de Taiwán descubrió que un año de Chikung y Taichi mejoro significativamente la salud: disminución de la presión arterial y mejora los niveles de colesterol, triglicéridos, insulina y proteínas en personas con alto riesgo de enfermedad cardíaca. El estudio, que se publicó en septiembre de 2008 en el Diario de medicina alternativa y complementaria, no encontró mejoría en un grupo control que no llegó a practicar Chikung-Taichi.

En el Diariomedico.com diversos artículos citan:

La práctica de Chikung-Taichi reduce en un 45% el riesgo de caídas en personas con osteoporosis.

Marzo de 2004. Nueva York: La revisión de 47 estudios realizados por un grupo investigadores de Estados Unidos ha puesto de manifiesto, según los expertos, que practicar Chikung y Taichi, puede reportar excelentes beneficios en la salud de los enfermos. Las investigaciones se hicieron entre pacientes que realizaban Chikung y que sufrían enfermedades crónicas como patologías cardíacas o esclerosis múltiple.

Septiembre de 2003 Londres: La práctica de Chikung y Taichi puede potenciar la inmunidad ante los herpes al aumentar los niveles de células inmunes que ayudan a proteger su organismo contra el virus del herpes.

El Chikung y el Taichi mejoran la circulación sanguínea.

Un estudio publicado en el último número de Archives of Physical Medicine and Rehabilitation revela que este ejercicio puede mejorar la función circulatoria, sobre todo si se trata de personas mayores.

Europa Press: la práctica del Chikung y el Taichi reduce casi en un 50% el riesgo de caídas en personas mayores de 64 años con osteoporosis, el grupo de población más afectado, informó la farmacéutica Novartis en un comunicado. Este ejercicio desarrolla la coordinación y el control del equilibrio mediante giros suaves y armónicos. Esas características implican que las personas que practican el Taichi toman conciencia de su cuerpo, lo entienden mejor, mantienen el equilibrio y corrigen los errores corporales. Cada año se registran en España alrededor de 33.000 casos de fracturas de cadera relacionadas con la osteoporosis. Se estima que dos millones de mujeres y 750.000 hombres padecen osteoporosis en nuestro país, por lo que calcula que una de cada cuatro mujeres mayores de 50 años puede sufrir una fractura a consecuencia de esa enfermedad. Además, una de cada tres mujeres mayores de 80 años sufrirá una fractura de cadera, y el 14% de todas las mujeres padecerá ese tipo de fractura alguna vez.

El Chikung y el Taichi ofrecen mayores beneficios a los ancianos que realizan escaso ejercicio físico, según un estudio, el Chikung y el Taichi aportan mayores beneficios a los ancianos que realizan escaso ejercicio físico, según se desprende de un estudio publicado en la última edición del American Journal of Preventive Medicine y realizado por especialistas del Instituto de Investigación de Oregon en Estados Unidos.

Por último transcribo el texto expuesto en el 2º congreso Mundial de Chikung celebrado en San Francisco entre el 21 y el 23 de noviembre de 1997 por el Gran Maestro Wong Kiew Kit.

El enfoque terapéutico en la medicina convencional es prescribir un tratamiento particular para una enfermedad particular. Esto es efectivo cuando la causa de la enfermedad es conocida, como en el caso de la malaria y la tuberculosis. Pero cuando la causa es desconocida, como en el cáncer y las enfermedades crónicas y degenerativas, prescribir un tratamiento para curar la enfermedad se convierte en teóricamente imposible. El tratamiento por lo tanto, queda relegado al propósito de aliviar los síntomas, no la enfermedad.

Podría interesarle saber que en la filosofía médica china, los médicos no tratan la enfermedad--tratan al paciente. Los médicos chinos no se preocupan de tratar el cáncer o la arteriosclerosis, sino de que sus pacientes se curen y estén bien. Superficialmente, tratar las enfermedades y restaurar la salud del paciente puede parecer lo mismo, pero si lo examinamos con más profundidad nos muestra que son muy diferentes, y en el caso del cáncer y las enfermedades crónicas y degenerativas, es la diferencia entre la resignación y la esperanza, el sufrimiento y la recuperación.

Los médicos chinos restauran la salud del paciente, restaurando la armonía Yin/Yang. En términos más familiares en Occidente, esto quiere decir restaurar la habilidad natural del paciente para superar las enfermedades.

No olvidemos que los mismos factores que causan el cáncer o cualquier enfermedad crónica o degenerativa en un paciente también afectan a otra gente, pero otra gente no sucumbe a la enfermedad, a pesar de la presencia de los factores causantes de ella, porque sus sistemas corporales funcionan de forma natural para superarlos. Más significativo es, el hecho de que antes del comienzo de la enfermedad, el mismo paciente tiene esta habilidad natural.

Aunque puede haber incontables factores inmediatos que causan que los sistemas corporales fracasen en sus funciones naturales, la causa-raiz es debida a los 2 factores que siguen:

1) Bloqueo energético que perturba el flujo de energía que hace funcionar los sistemas corporales.
2) Energía insuficiente para que los sistemas funcionen.

Por ejemplo, si el flujo de energía que informa al cuerpo de que hay células cancerígenas o exceso de grasa se interrumpe, el cuerpo no activará los mecanismos necesarios para adaptarse al ambiente de forma efectiva. O si el cuerpo no tiene suficiente energía, entonces no será capaz de adaptarse a las circunstancias con efectividad.

Al fin y al cabo, la vida es un significativo flujo de energía. Si este flujo de energía se interrumpe o es insuficiente, la enfermedad aparecerá. Chikung es el arte de la energía y su objetivo fundamental es promover un flujo de energía armonioso. En términos occidentales, esto significa asegurarse de que la energía que mantiene el sistema de realimentación (feedback), que produce solo las hormonas adecuadas en el cuerpo, que repara el desgaste, que se deshace de los residuos tóxicos, que proporciona inmunidad y defensas y que llevan a cabo otros innumerables trabajos que te mantienen a ti, a mi y a cualquier otro, vivo y sano, funcionan de forma natural.

Esto se consigue de dos maneras principalmente, las cuales a su vez son los dos aspectos principales del entrenamiento chikung, a saber:

Limpiar o despejar el bloqueo de energía y aumentar los niveles de energía.

Según las estadísticas, una de cada cinco personas en los Estados Unidos sufre de cáncer, y la situación en otras partes del mundo es igual de negativa. Aun así, la primera causa de muerte hoy, es todavía (especialmente en los países desarrollados) las enfermedades cardiovasculares. Otras enfermedades crónicas y degenerativas, tales como el asma, diabetes, úlcera péptica, artritis, reumatismo y otros dolores corporales también están causando mucho sufrimiento.

"El punto crucial que quisiera compartir hoy con ustedes y con el resto del mundo, es que el cáncer y las enfermedades crónicas y degenerativas pueden curarse practicando Chikung". Esta afirmación, hecha con sinceridad, se basa no solo en una sensata filosofía médica, sino en mis muchos años de experiencia curando a pacientes de esas enfermedades. Muchos otros Maestros de chikung tienen éxitos similares.

Presentaré la explicación filosófica de la curación chikung en esta sesión plenaria, después demostraré técnicas relevantes de chikung en los talleres prácticos que le seguirán. Para entender como y porque practicar chikung puede curar el cáncer y otras enfermedades crónicas y degenerativas es necesario ser consciente de que el paradigma médico convencional de Occidente no es la única forma correcta de enfocar el cuidado de la salud y el tratamiento de la enfermedad. Otra forma, que ha pasado la prueba del tiempo a través de muchos siglos, es el paradigma de la medicina tradicional China.

Nos puede servir de inspiración saber que el sistema médico chino es el que ha mantenido la salud y el bienestar de la población más grande del planeta durante el periodo más largo de la historia conocida. De acuerdo con la filosofía médica china, no existe algo que sea "enfermedad incurable" a pesar de que el paciente pueda resultar incurable si su enfermedad, incluso una muy simple, ha causado un daño más allá de un cierto límite. El punto de partida de la práctica médica china es que todas las personas son sanas por naturaleza. Solo unos minutos para la reflexión, servirán para comprobar la veracidad de esta afirmación. Alrededor de vosotros, igual que alrededor de cualquier persona del mundo, hay literalmente millones y millones de gérmenes que pueden causar enfermedades mortales. Estás constantemente sometido al desgaste dentro de tu cuerpo, y expuesto a todo tipo de estrés y de poderosas radiaciones del espacio exterior.

Con todo, a pesar de todos estos factores causantes de enfermedad afectándote en todo momento, permaneces sano. De hecho, si no fuera por nuestra habilidad natural de superar enfermedades, nadie podría vivir ni siquiera unos instantes. ¿Entonces, porque aparecen enfermedades en algunas personas? Es porque sus sistemas corporales han fracasado en su ajuste a las circunstancias causantes de la enfermedad. En la filosofía médica china nos referimos a este fallo como "falta de armonía Yin/Yang". Yin simboliza los sistemas corporales y Yang, los agentes causantes de la enfermedad.

Afortunadamente, lo normal es que exista armonía Yin/Yang: la salud es un derecho natural. La enfermedad, sea cual sea el nombre con el que etiquetemos sus síntomas es antinatural y puede remediarse. Tomemos el cáncer como ejemplo, es un hecho innegable que estamos viviendo literalmente en un océano de agentes cancerígenos, y que somos bombardeados por radiaciones en todo momento. En otras palabras, los agentes cancerígenos y la radiación que pueden causar cáncer en 1 de cada 5 personas en los Estados Unidos y otros países, también afectan a las otras 4 personas. De hecho lo que deberíamos preguntarnos es no porque 1 de cada 5 personas padece cáncer sino porque 4 de cada 5 no lo padecen.

Actualmente, según los expertos en cáncer, todo el mundo padece cáncer no 1 o 2 veces sino miles de veces a lo largo de su vida, y ese mismo número de veces supera el cáncer sin saberlo conscientemente. Solo cuando los sistemas de una persona fallan en sus funciones naturales, el cáncer o cualquier dolencia aparece como una enfermedad clínica. Tomemos otro ejemplo, el de la arteriosclerosis. Si se deposita demasiada grasa en las paredes internas de las arterias, restringirá la suave circulación de sangre, dando como resultado problemas serios. Como la medicina occidental, en su estadio actual no entiende la causa de los síntomas que colectivamente se clasifican como arteriosclerosis, no se puede ofrecer una solución efectiva. El público tiene la impresión general de que si uno come demasiadas grasas, es más propenso a padecer arteriosclerosis.

Pero, de hecho, usted y la mayoría de gente puede tomar más grasa que los pacientes con arteriosclerosis pero no por ello sufren la enfermedad. Esto es porque sus sistemas corporales pueden adaptarse y ajustar las grasas, mientras que los sistemas de los pacientes han fallado en su función natural.

Conclusión:

En mi experiencia durante doce años como profesor de Taichi y Chikung he podido comprobar los beneficios de este tipo de trabajos internos, y puedo aportar una opinión bastante contrastada con muchos alumnos, más de doscientos, sobre todo mayores. En primer lugar hay que tener en cuenta que no es gimnasia, y esto no siempre se sabe, ni siquiera por los profesores.

Creo que no se obtienen mejores resultados en los casos expuestos anteriormente porque cuando se hacen los estudios se trabaja con gente mayor, enferma o con voluntarios que no desean realmente practicar, sino hacer el experimento y por lo tanto no se involucran lo suficiente. A menudo los que hacen el estudio tampoco saben mucho Qi Gong, y sobre todo y lo más importante tratan a las personas como si se fueran a romper.

Los que más notan los efectos del Qi Gong son las personas mayores que generalmente tienen dolencias, en tan sólo dos o tres semanas con una práctica de dos días a la semana mejoran la movilidad, se encuentran más vitales, y tienen menos dolores. En dos meses comentan mejorías de coordinación y equilibrio. Algunos dejan de tomar medicamentos para los dolores, e incluso operaciones programadas se posponen.

Estas personas tienen una media de setenta años, en las sesiones de Chikung hacen ejercicios de calentamiento de articulaciones, estiramientos y movimientos de Chikung que incluyen importante trabajo de piernas, bajada de tronco y torsiones de brazos y cintura. Se tiene cuidado en que cada alumno no exceda sus posibilidades y de que cada uno avance a su propio ritmo. También se trabaja la respiración y ejercicios de sensibilización de manos poniendo atención en la energía. Nunca he puesto limitaciones por la edad, un esfuerzo controlado de unos movimientos adecuados tienen unos beneficios increíbles. Con constancia a medio plazo los cambios son tan notables que no dejan de hacer Chikung, incluso se me ha dado el caso de una persona que rechazó la rehabilitación de la Seguridad Social porque le coincidía la hora con la clase.

En personas de media edad la mejoría no se nota más a nivel de relajación y paz interna. Aunque aumenta la fuerza muscular sobre todo a nivel de las piernas y elasticidad en general, por lo que siguen practicando es por las sensaciones nuevas que experimentan, con el resultado de una visión distinta de las cosas y encontrarse mejor a un nivel que no siempre se puede explicar con palabras.

Afirmo que el Chikung funciona.





                             
 
         
Logo        
C / Libertad, 36 portal B, 1ºA
Collado Villalba                  
Tel: 619 858 662
surya@surya.com.es
       Mapa:
https://goo.gl/maps/6ZDMYTWQP1H2                  

         
        
Follow Surya_villalba on Twitter 






Inicio

Inicio